lo último
Patria Jiménez
Patria Jiménez

Organizarnos más allá de la Marcha del Orgullo

En las últimas elecciones presidenciales observe con preocupación cómo salía gente de un templo religioso por el rumbo de la estación del Metro Ermita, en la Ciudad de México,  yo estaba en camino a encontrar mi casilla y lo que parecía una casualidad se convirtió en certeza.

En las cuadras que caminé cerca de esas mujeres y hombres vestidos como sólo ellos lo hacen, como hermanos de una congregación evangélica, algunos con la biblia bajo el brazo, bajaban de los camiones, trolebús y peseros caminando para el mismo sitio, todos iban a votar a las casillas de la colonia Portales.

Deduje que seguramente lo estarían haciendo en todo el país. Después de votar y camino a casa los seguí identificando en el transporte público, al menos esta congregación había salido en masa a votar en las elecciones del 2012.

Los resultados de las elecciones nos mostraron la incorporación a la vida política de al menos un nuevo partido que alcanzo su registro, se trataba del Partido Democracia Social.

Ahora en 2016 ellos han crecido y se convirtieron en lo que me había causado preocupación cuando los observe por primera vez. Se lo propusieron y lo consiguieron, son una importante fuerza política.

Una fuerza política con una agenda contraria en lo que a las poblaciones LGBTI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales) nos atañe, nuestros derechos fundamentales, y que se vuelve peligrosa por las alianzas que han ido construyendo, primero con el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), alianza que se fundamenta en el compromiso de no incluir la agenda de derechos LGBTI en las políticas públicas.

Dicha postura fue aceptada con gusto por Morena. Para todos es bien conocida la actitud de Andrés Manuel López Obrador respecto a los temas de diversidad sexual. Resulta bastante clara su intolerancia y el menosprecio que ha expresado a  la importancia de garantizar nuestros derechos como ciudadanos/as.

Primero mandó a la congeladora la iniciativa de Sociedades en Convivencia cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, después sus más recientes declaraciones, cuando aseguró que las necesidades de las poblaciones LGBTI y el aborto no son temas prioritarios para Morena.

En esta misma línea empezaron los votos de diputadas de su partido oponiéndose a la aprobación del matrimonio igualitario y yo agregaría que no somos ni prioritarios, ni importantes, ni necesarios para sus alianzas.

AMLO percibe en el Partido Encuentro Social una fuerza capaz de sumarle a su causa presidencial, más de lo que le podría, pero además no quiere aportar al movimiento LGBTI, por lo tanto somos sectores totalmente desechables para él.

Luego sumemos a esta situación de alianzas a priori, las que se da de manera natural con la Iglesia Católica y sus obispos arzobispos, padres de las iglesias que le hacen el juego sucio a esta congregación evangélica pues ellos como partido se oponen desde las tribunas legislativas al matrimonio igualitario.

La Iglesia Católica también a través de sus arzobispos, obispos y sacerdotes han utilizado el pulpito clerical para lanzar una ofensiva en una actitud no menos peligrosa pero si letal que ya ha costado la vida de varias mujeres transexuales, al menos una compañera lesbiana y el ataque físico que pudo cobrar la vida de un activistas gay.

Podría cansarme de enumerar caso tras caso de asesinatos, amenazas, personas expulsadas de sus lugares de origen o aquellas que para salvar la vida aceptan matrimonios forzados.

Es por eso que los invitó a derribar nuestros propios límites, ir más allá de participar en la Marcha Anual del Orgullo LGBTTTI.

Sin menoscabo y si con gran respeto y reconocimiento de las asociaciones, grupos e instancias que desarrollan trabajo a favor de nuestras poblaciones, creo que debemos dar un paso más.

Primero veámonos a nosotras y nosotros mismos, somos millones. Estamos en todas partes, tenemos nuevas herramientas como lo son las redes sociales. Además tenemos cada vez más lugares de reunión y encuentro.

Muchos somos familias, otros tenemos familias que nos apoyan. Hemos ganado visibilidad y derechos. Tenemos mejor preparación profesional que antes, hemos conseguido ser valorados por nuestro desempeño laboral.

Pero además, queremos ser libres y no depositar el rumbo de nuestros destinos en manos ajenas.

Por Patria Jiménez, activista por los derechos de las poblaciones LGBTTTI; fue la primera diputada federal abiertamente lesbiana en México y recientemente ha fungido como Enlace Institucional del Comité IncluyeT, organizadores de la Marcha del Orgullo LGBTTI de la Ciudad de México.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Pareja gay en propaganda militar (Foto: Twitter/@IAFsite)

Fuerza Aérea de Israel usa a pareja gay en propaganda militar

Israel 27FEB2017.- La Fuerza Aérea de Israel (IAF por sus siglas en inglés), compartieron algunas ...

Pareja gay en Veracruz (Foto: Luis Arturo Gayosso)

Prometen discutir matrimonio igualitario en Veracruz

Veracruz 27FEB2017.- Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de ...