lo último
paris

La brecha generacional drag

Recuerdo que mi padre siempre fue muy estricto y cuadrado con el modo de criarnos a mi y mis hermanos, especialmente cuando se trataba de la música que escuchábamos.

Como buen niño de los noventas, crecí pegado a los artistas que MTV quería que escucháramos: Britney Spears, S club 7, Spice Girls, etc. Y esto último no hacía nada feliz a mi papá. Él siempre se expresaba terriblemente de mi gusto musical, y trataba de inculcarme a la fuerza las bandas que él escuchaba por los años setenta y ochenta.

La cosa es que me es imposible no relacionar ese tipo de críticas de mi padre con la situación actual del drag citadino.

Para nadie es secreto que actualmente está de moda travestirse, los chicos van entaconados a las fiestas con toda naturalidad y después de décadas de monopolio – y un franco estancamiento- drag, están surgiendo nuevas personalidades, nuevas propuestas, nuevos modos de hacer las cosas. Esto a las drag queens de siempre parecen tenerlas muy contentas.

Para mi papá yo era un chamaco al cual había que inculcarle buen gusto musical. Para las vacas sagradas del drag, yo y mis contemporáneas somos muchachitos improvisados, que se entaconan porque no tienen de otra en la vida. Mi papá quería fomentar mi conocimiento musical, quería mostrarme más sonidos. Y pareciera que las drags de antaño solo buscan descalificar las propuestas nuevas, sin conocerlas.

De antemano comprendo que la nueva generación de transformistas no hemos tenido que pasar por lo que las antiguas generaciones pasaron. Si, la hemos tenido muy fácil.

Muchas anécdotas me ha contado la fabulosa Terry Holiday acerca de cómo te arrestaban y te daban la respectiva “calentadita” por encontrarte travestido hace unos 30 años. Hoy en día yo puedo maquillarme en el metro – acepto que se me hace tarde para el trabajo- y esto no provoca más que un par de miradas curiosas, en el peor de los casos.

Es por eso que para las más territoriales, nuestra propuesta y nuestro discurso nunca van a ser suficientemente buenos. Lo cierto es que la disciplina del drag está encontrando nuevos modos de ser llevada a cabo. Y solo puedo pensar en aquel dicho que reza “evolucionar o morir”.

El punto es que vivimos en una ciudad enorme, con muchos bares, teatros, foros y demás espacios para que todas podamos llevar a cabo nuestro oficio sin ponerle el pie a las demás.

No, no para todas sale el sol. El sol sale para las que chambeamos duro, para las que hacemos nuestro trabajo con mucho amor.

Y me pregunto, con toda su experiencia y todas nuestras ganas de hacer las cosas bien, ¿No sería maravilloso tener la humildad y la capacidad de escucharnos, ayudarnos e impulsarnos mutuamente?

Sí, es utópico. Utópico como la idea de una “comunidad LGBTTTI” (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Transexuales, Travestís e Intersexuales), pero no me parece nada descabellado. Al menos yo planeo seguir haciendo drag por muchos años y tengo la certeza de que jamás intentaré frenar el desempeño de las nuevas generaciones, que dicho sea de paso, vienen cada vez más fuertes, más creativas, más increíbles.

Supongo que este tipo de situaciones sirven para eso, para aprender y no repetir los errores del pasado.

Escribió para Japii MX, @ParisBangBang, drag queen de la nueva era chilanga.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Pareja gay en propaganda militar (Foto: Twitter/@IAFsite)

Fuerza Aérea de Israel usa a pareja gay en propaganda militar

Israel 27FEB2017.- La Fuerza Aérea de Israel (IAF por sus siglas en inglés), compartieron algunas ...

Pareja gay en Veracruz (Foto: Luis Arturo Gayosso)

Prometen discutir matrimonio igualitario en Veracruz

Veracruz 27FEB2017.- Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de ...