Kenlly Pacheco Morales, del Comité IncluyeT
Kenlly Pacheco Morales, del Comité IncluyeT

Una iglesia violenta y un presidente indiferente

Desde hace bastante tiempo me he puesto a pensar en el discurso de odio que promueve la religión en contra de nuestras poblaciones LGBTI (Lesbianas, Gais, Bisexuales, Travestís, Transgénero, Transexuales e Intersexuales), soy consciente que siempre ha existido pero en los últimos años la homofobia aún estaba “disfrazada”, no era tan directa como lo es hoy en día.

Recuerdo que cuando tenía aproximadamente 10 años de edad, en una de varias misas dominicales a las cuáles me obligaban a asistir como parte de mi herencia religiosa, uno de los sacerdotes hizo comentarios contra los homosexuales, los tachaba de pecadores, enfermos, sidosos y que estaban condenados a acabar solos y/o muertos por el simple hecho de ir contra su dios.

Después de aquellos comentarios homofóbicos, no podía dejar de pensar que mi vida acabaría así, que por el simple hecho de mi atracción sexual, erótica y emocional hacia otro hombre, pudiera acabar muerto.

Ya han pasados más de 10 años y ahora caigo en cuenta que este mismo discurso lo sigue reproduciendo la iglesia pesé a los avances en materia de derechos humanos impulsados por la sociedad civil.

Hoy en día algunas creencias religiosas, en especial la católica y la cristiana, ya no esconden su enemistad hacia las poblaciones LGBTI, con argumentos basados en la Biblia, un uno de los libros más famosos de la historia pero que al final de todo, fue escrito por un simple mortal.

¿Por qué tendríamos que soportar que nos señalen como lo peor en este mundo? No estamos dispuestos para soportar más fanatismo por parte de estas instituciones que lo único que han provocado es desatar una ola de violencia contra nosotros y nosotras y que en algunos casos han llegado hasta la muerte.

No vamos a dejar que a través de organizaciones como el “Frente Nacional x la Familia” y que hoy en día ya cuentan con representatividad en la mayoría de los estados de la República quieran detener o quieran callar nuestras exigencias. No se trata de exigir más derechos, sino de garantizar el respeto a los mismos derechos, derechos que van más allá de una creencia.

No vamos a permitir que las jerarquías religiosas como sus seguidores al igual que algunos “líderes” políticos quieran someter a votación lo que nos corresponde por el simple hecho de ser seres humanos. No vamos a dar tregua hasta que comprendan que los únicos que se equivocan son ellos.

Deben entender que no queremos su perdón religioso (cómo lo externo su idolatrado Papa Francisco) exigimos su respeto, sin embargo si deberían existir disculpas  por todo el daño que han hecho, no solo a nuestras poblaciones, si no por el daño que han hecho a lo largo de los años y a un sin número de seres humanos.

Otra cosa que  deben comprender es que también las personas LGBTI provenimos de una pareja conformada por un hombre y una mujer en la mayoría de los casos, pues hasta el momento desconozco que exista la generación espontánea.

No entiendo cómo puede haber ataques a toda una diversidad de familias, principalmente a las que conformamos (si es que así lo decidiéramos) teniendo en cuenta que también hay las que salen del patrón establecido tradicionalmente de la esposa y esposo, y que no por eso dejan de ser heterosexuales.

Hasta donde sé, vivimos en un estado laico, lo cual debería implicar que la iglesia no debe tener injerencia en cuestiones del estado, y por lo que hemos visto, parece que es todo lo contrario, yo diría que del dicho al hecho hay un trecho bastante amplio en este sentido.

Creo que debería haber una postura concreta y creíble por parte del presidente Enrique Peña Nieto sobre estas campañas de odio fomentadas por grupos conservadores.

No basta con el oportunismo realizado por el ejecutivo el pasado 17 de mayo en el marco del Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia en donde se propuso reconocer el matrimonio igualitario en todo el país y que al parecer lo único que se pretendía era limpiar un poco su imagen política.

Me preocupa que pese a tales declaraciones siga presente su indiferencia, hace unos días asesinaron y calcinaron a una ex reina de belleza gay en Guanajuato, sin dejar de mencionar que nunca existió una postura por la masacre en el bar “Madame” en Veracruz y que cobró la vida de más de 20 personas, esto solo por mencionar algunos casos de los muchos más que existen y seguirán existiendo si no se actúa ahora.

Se han logrado varias cosas pero aún faltan muchas otras, sobre todo a nivel federal, es por eso que no daremos un paso atrás en la defensa de nuestros derechos, no cederemos ante la intolerancia e ignorancia.

 Vamos a seguir luchando apoyados de las nuevas generaciones que vienen más informadas y que creen que el mundo por si solo es sinónimo de diversidad desde el ángulo del qué se mire, al final de todo estamos hablando de seres humanos y el amor es amor, algo que no se someterá a su discusión.

Por Kenlly Pacheco Morales, coordinador de Cultura del Comité IncluyeT, organizadores de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Pareja gay en propaganda militar (Foto: Twitter/@IAFsite)

Fuerza Aérea de Israel usa a pareja gay en propaganda militar

Israel 27FEB2017.- La Fuerza Aérea de Israel (IAF por sus siglas en inglés), compartieron algunas ...

Pareja gay en Veracruz (Foto: Luis Arturo Gayosso)

Prometen discutir matrimonio igualitario en Veracruz

Veracruz 27FEB2017.- Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de ...