lo último
Media Noche en Babilonia por Radio Educación | Foto: Cortesía
Media Noche en Babilonia por Radio Educación | Foto: Cortesía

Eran ellos los influencers LGBT de hace 30 años

Por @antoniomedina41

CDMX 29NOV2019.- Hace 30 años, a finales de los años ochenta, Radio Educación incluyó en su barra programática denominada Solo para Solititos, el primer programa de radio con temática exclusivamente homosexual. En un primer momento, a mediados de 1989 se llamó ¡Tons qué! y se trasmitía los jueves al filo de la media noche; posteriormente, en 1994, el programa evolucionó a Media Noche en Babilonia y perduró hasta finales de 1997.

El responsable del proyecto fue el actor y activista gay Tito Vasconcelos, quien del cabaret se fue al espacio íntimo y lúdico de las ondas hertzianas, para desde ahí hablar de los temas lésbico, gays y travestis en primera persona, sin censura, ironizando, pero también analizando y cachondeando las noticias de la joven comunidad lésbico-gay de aquellos años.

Cada domingo, en punto de las 23:00 horas, los micrófonos de la cabina José Vasconcelos de Radio Educación se abría a activistas urgidos de expresarse y contar sus vivencias, pero también denunciar discriminación, violencia, exclusión y encontrar el consejo amable, comprensivo y de camaradería entre iguales en ese espacio de comunicación.

A las charlas acudían artistas, intelectuales o periodistas que hablaban de uno y mil temas a sus radioescuchas jóvenes y no tan jóvenes, quienes desde sus clósets de hierro escuchaban a escondidas en sus walkman la voz sensual de un locutor gay que refunfuñaba contra los prejuicios de la derecha religiosa y al mismo tiempo era comprensivo y hasta maternal con sus amables escuchas.

El programa era producido comunitariamente. En las líneas telefónicas estaban “La Tía Toy”, un abogado que asesoraba temas legales; Jorge Gómez, “la normala”, un buga solidario; las noticias nacionales e internacionales eran seleccionadas e investigadas por el activista Agustín Villalpando. La extraordinaria musicalización era un aporte sensible y culto del entrañable Luis Armando Lamadrid, actor, activista y un irreverente de tiempo completo.

Las desveladas radiofónicas escuchando Media Noche en Babilonia eran épicas, y más cuando se juntaban el dramaturgo José Antonio Alcaraz, el antropólogo Xavier Lizárraga Cruchaga y el escritor Jesús Calzada; hombres de ciencia social que poseían una visión crítica del arte, la cultura, el acontecer político, y, desde luego, la cuestión homosexual.

El programa, en su segunda etapa, iniciaba el domingo después de la Hora Nacional y terminaba el lunes a la una de la madrugada; contaba con secciones especializadas en temas de sexualidad, salud y prevención del VIH e ITS, consejería psicoemocional a cargo de especialistas de diversas organizaciones, y una muy gustada sección de contactos, en donde los radioescuchas mandaban mensajes para encontrar pareja. El histrión Tito era toda una celestina de la radio gay. Le ponía candela al ligue radiofónico sin dejar de insistir en la prevención y el uso lúdico del condón.

Sin duda, el espacio de Media Noche en Babilonia fue una válvula de escape donde la generación de hombres y mujeres de la diversidad sexual de los años 90 encontraron en la singular voz de Tito Vasconcelos las palabras precisas para, por ejemplo, salir del clóset, no permitir la discriminación en la escuela o el trabajo, emprender un proceso personal de autovaloración, conocer la vida gay y sus claroscuros, acercarse al arte homoerótico, socializar con el idiolecto homosexual de la época, acudir a un besatón gay, además de liberar la tensión de la soledad.

Tito Vasconcelos y compañía | Foto: Cortesía

Tito Vasconcelos y compañía | Foto: Cortesía

Las mujeres lesbianas tuvieron su espacio en “De mujer a mujer”, donde activistas de la organización civil Musas de Metal abordaban los temas sociales, políticos, de salud y culturales referentes a mujeres que aman a otras mujeres. El impacto del programa, para una estación de radio gubernamental en el horario menos adecuado, llegó a tener leales y numerosas audiencias de todo el país, en el sur de Estados Unidos y Centroamérica.

El programa era ameno y desenfadado. El escritor Jesús Calzada creó el personaje de Irmita Iztapalapa y sus Crónicas de la Gente Decente, una parodia con un personaje singular de modales finos y depurados, que en sus relatos aparentemente moralistas exhibía la doble moral, el conservadorismo y la hipocresía de las clases altas, medias y bajas en ámbitos familiares, institucionales y de convivencia social.

A Irmita Iztapalapa no se le escapaba ningún personaje público homofóbico de aquellos años. Su amplia cultura y aguda visión se prestaba para la conversación amena con un locutor filoso para el perreo gay, o con analistas de lo social que contextualizaban sucesos sin dejar la ironía a un lado.

La audiencia lésbico, gay y travesti de ese gran programa tuvo información y opiniones sobre las artes escénicas, la literatura, el cine y noticias relatadas por periodistas de todas las especialidades, entre ellos Álvaro Cueva. Tanto activistas, familiares de personas LGBT, y hasta políticos, deambularon por los pasillos solitarios de Radio Educación cada domingo al filo de la media noche.

Este proyecto de comunicación tenía una audiencia heterosexual nada despreciable que se educó en temas de diversidad sexual durante esos años. La entrada era un llamado sensual del locutor: “hey, tu… sí, te hablo a ti, a ti y a ti, ya estamos en Media Noche en Babilonia, ¡quédate!”. Y concluía con un singular despido: “les mando un beso, sí, ahí, donde más les guste”.

En los créditos siempre daba gracias a todo el equipo, y uno muy particular era a Don Raúl, un ingeniero de audio joven y heterosexual, que “se ríe con nosotros, no de nosotros”, remataba Tito.

Es en este programa de radio donde se difundió ampliamente el Manifiesto Gay, escrito por Jesús Calzada para su personaje de Irmita Iztapalapa, el cual se convirtió por mucho tiempo en una suerte de guía de empoderamiento de la comunidad lésbico-gay, donde se exaltaba la defensa de la homosexualidad y daba sólidos argumentos para fortalecer el autoestima de las personas no heterosexuales en contra del odio homofóbico de familiares, amigos o personas de los entornos de gays, lesbianas y personas travestis.

El logro de esta experiencia comunicacional en un medio público en años en los que aún no existían leyes antidiscriminatorias, ni políticas públicas con perspectiva de género o diversidad sexual, es de valorarse. La calidad de contenidos, producidos en gran medida por el equipo de voluntarios y voluntarias del programa, lograron que el espacio permaneciera por ocho años al aire y estuviera blindado contra cualquier intento de censura.

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

Los años del programa de Tito marcaron un hito en la historia de la radio pública en México que no se ha vuelto a repetir hasta el momento con la calidad y talentos. Su elenco radiofónico, si así se le puede llamar a esa palomilla gay, fue un remanso en las ondas hertzianas que contribuyó a entender la lucha por los derechos de la diversidad sexual en México en los años de la mayor crisis del VIH/sida que impactó principalmente a la comunidad homosexual desde sus inicios.

Varias organizaciones civiles vieron en ese espacio radiofónico el lugar idóneo para difundir sus actividades, externar sus inconformidades y visibilizar las vicisitudes de las personas LGBT en el México machista, conservador y homofóbico de finales del siglo XX.

Sirvan estas líneas para reconocer el aporte de Tito Vasconcelos y todos los hombres y mujeres que hicieron posible ese extraordinario “proyecto comunitario de comunicación” -como lo definimos Enrique Plata y yo en nuestra tesis de licenciatura, UAM-X 1998– que nos permitió colaborar en el programa como voluntarios y aprender en su última etapa de todo el gran equipo que conformó ¡Tons qué! y Media Noche en Babilonia.

Texto por Antonio Medina

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

AMLO en su "Mañanera" | Foto: Arturo Monroy / Notimex

La Mañanera se lleva el rating

CDMX 13NOV2019.- A finales de los 80s en México todos hablaban de Cuna de Lobos; ...

Hemiciclo a Juárez | Foto: Cristian Galarza (criszis / Instagram )

La marcha gay original

CDMX 18NOV2019.- Aunque la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México se lleva ...