lo último
Rodrigo Jiménez Arce, vive con VIH (Foto: Japii MX)
Rodrigo Jiménez Arce, vive con VIH (Foto: Japii MX)

El VIH no te convierte en una víctima

La ignorancia y los prejuicios respecto al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), buscan provocar la muerte social de muchas personas. No tiene porqué ser así. Quienes viven con VIH son seres humanos que trabajan, aman, sueñan y se preocupan por lo que pasa a su alrededor.

En nuestro país viven 135 mil 515 personas diagnosticadas, 62 mil 916 con VIH y 72 mil 599 que ya desarrollaron el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), según el informe Vigilancia Epidemiológica de Casos de VIH/SIDA en México, actualizado por la Secretaría de Salud y Censida a noviembre de 2016.

Cuando una persona recibe los resultados tras “hacerse la prueba del SIDA” -como se suele decir-, enfrenta miedos; a la muerte, al rechazo familiar, social y también al rechazo sexual. Hay dos caminos, no aceptar la “nueva realidad” o plantearse un proyecto de vida viable.

En entrevista con Japii MX, Luis Manuel Arellano Delgado, subdirector de Integración Comunitaria del Centro para la Atención y Prevención Integral del VIH/SIDA de la Ciudad de México, explicó que independientemente del diagnóstico, los individuos deberán cambiar de actitud ante su estado de salud para lograr cualquier meta. Lo mismo aplica para quienes se piensan sanos pues un diagnóstico negativo de VIH tampoco es un “cheque en blanco”; a diario la gente muere por diabetes, cáncer o producto de un atropellamiento.

No es el VIH el que define el éxito o el fracaso de una persona. Si están bajo tratamiento y control médico, pueden desempeñarse en cualquier puesto de trabajo u oficio”, puntualizó Arellano.

Aseguró que en la actualidad lo que determina la vida plena de los diagnosticados es el contexto social y cultural. La discriminación es un obstáculo real que habrán de sortear las personas que viven con VIH.

Rodrigo Jiménez Arce, fue diagnosticado con VIH desde los 16 años de edad. Su pareja, 10 años mayor que él lo contagió.

Cuando salí de hacerme la prueba en la Clínica Condesa no sabía para dónde caminar… cruce Patriotismo y caminé durante cuatro horas”, recordó en entrevista para Japii MX.

Admitió que al principio tomó la noticia muy mal. Se deprimía constantemente e incluso llegó a ser prepotente con quienes lo rodeaban. Entonces decidió acudir a terapia psicológica y así fue como poco a poco aceptó la situación.

Su novio le pidió perdón por haberlo contagiado y le propuso continuar juntos. Rodrigo aceptó pues estaba consciente de su responsabilidad, no podía echarle la culpa a nadie por tener VIH, sin embargo pronto se dio cuenta que necesitaba un cambio, replantear sus objetivos.

En ese entonces cursaba la prepa en la Universidad Londres, ahí recibió el apoyo de la directora del plantel, Elvira Martínez, y decidió mantener su diagnóstico como un dato privado. Compete a cada persona hablar o no sobre su estatus de salud, según las normas sanitarias vigentes en México (NOM-010-SSA2-2010).

Más tarde lo habló con su madre, quien desde entonces lo apoya sin reparo. Actualmente Rodrigo tiene 23 años de edad y reparte su tiempo en dos jornadas laborales, por la mañana como administrativo en la Secretaría de Salud federal y por las tardes como parte del equipo del Centro de Atención Integral para la Discriminación (CAID) en la delegación Iztapalapa.

Asegura que su diagnóstico no le impide trabajar hasta 12 o más horas diarias, como la mayoría de mexicanos. Tampoco se ve imposibilitado para responder al estrés que representa ocupar un puesto como funcionario público.

Mientras siga las indicaciones del médico puedo hacer mi vida… trabajar, salir de fiesta, tener novio, hacer activismo”, detalló.

Cada persona es responsable de su estado de salud. No obstante es evidente que entre los jóvenes que viven con VIH, la educación y la información juegan un papel decisivo para prevenir más casos. Muchos adolescentes empiezan a tener relaciones sexuales sin ni siquiera saber utilizar un condón.

Sí, Rodrigo opina que los padres y en las escuelas se debería poner más empeño en ofrecer educación sexual de calidad pero también acepta que desde hace años el internet posibilita el acceso a mucha información sobre Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y que los jóvenes tienen herramientas para resolver sus dudas al respecto.

Ahora reflexiona sobre las barreras reales que tiene que derribar como portador del VIH. Aunque su entorno no lo ha hecho sentirse discriminado, señaló que el control médico en el servicio público puede ser un gran problema, sobre todo si se tiene un trabajo de tiempo completo.

En la Clínica Condesa por ejemplo, los pacientes llegan a perder un día completo entre acudir temprano a tomar una ficha, conseguirla -pues son limitadas-, esperar, pasar con el médico, etc. Dependiendo de la situación del paciente esto se repetirá en periodos mensuales o semanales. Aunque no se queja de la atención, Rodrigo se pregunta si es posible que los horarios de atención sean más flexibles, sobre todo para aquellas personas que tienen que justificar una falta con sus empleadores y que no quieren revelar su estatus VIH positivo por temor a la discriminación laboral.

Pero bueno eso no detendrá sus planes de desarrollo, no se siente como una “víctima” del VIH, advirtió. El joven piensa seguir trabajando en el CAID de Iztapalapa, involucrarse más en el activismo de Diversidad Sexual y retomar sus estudios en Derecho.

Todos mis amigos saben que tengo VIH; he tomado del mismo refresco que ellos, para los que dicen que se contagia por la saliva”, bromeó Rodrigo.

Finalmente Luis Manuel Arellano recomienda a las personas que viven con VIH: someterse a tratamiento, llevar un control médico, definir un plan de vida, luchar por conseguir sus metas y entonces, si tienen claridad de lo que quieren, lo lograrán, sentenció.

Para las personas que no han sido diagnosticadas con VIH, propone que eliminen los estigmas.

Que se informen, que se acerquen a las instancias adecuadas y que tengan la voluntad de deshacerse de sus estigmas sobre el VIH”, puntualizó.

En 2016 se registraron 5 mil 145 casos nuevos de VIH en México, según el informe Vigilancia Epidemiológica de Casos de VIH/SIDA en México. El índice de infecciones sí ha disminuido en los últimos años pero eso no quiere decir que el riesgo haya desaparecido.

Rodrigo Jiménez (Foto: Japii MX)

Rodrigo Jiménez (Foto: Japii MX)

Por Cristian Galarza López

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Pareja gay en propaganda militar (Foto: Twitter/@IAFsite)

Fuerza Aérea de Israel usa a pareja gay en propaganda militar

Israel 27FEB2017.- La Fuerza Aérea de Israel (IAF por sus siglas en inglés), compartieron algunas ...

Pareja gay en Veracruz (Foto: Luis Arturo Gayosso)

Prometen discutir matrimonio igualitario en Veracruz

Veracruz 27FEB2017.- Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de ...