Laura Paris, psicóloga especializada en Diversidad Sexual
Laura Paris, psicóloga especializada en Diversidad Sexual

Bisexualidad, entre el morbo y la pared

La bisexualidad se da cuando una persona siente atracción erótica y afectiva hacia los diferentes sexos o géneros, explicó la psicóloga Laura Paris.

Hay tres tipos de bisexualidad. La plurisexualidad, personas que se sienten atraídas por hombres y por mujeres, que es cuando el individuo empieza a asumir su orientación bisexual y a aceptar la posibilidad de sentirse atraído por ambos sexos.

Luego está la polisexualidad, que es cuando el individuo acepta su atracción hacia hombres, mujeres, intersexuales, transgénero, intersexuales o andróginos.

Finalmente está la pansexualidad, en éste nivel el individuo ya no se preocupa por catalogar su atracción, simplemente se enamora de la persona, no de su sexo, expresión de género o apariencia, detalló la especialista en sexualidad por la Universidad de los Andes de Colombia.

La bisexualidad no es una etapa, como muchos consideran. Paris aseguró que esta afirmación es una forma de represión social.

“En México la orientación sexual permitida es la heterosexual, es lo único permitido. Eso te enseña la familia y la sociedad. Por eso nadie dice en la adolescencia que ‘es bisexual'”, indicó.

De hecho muchos bisexuales esconden sus verdaderos gustos para quedar bien con la sociedad y es hasta la edad adulta cuando se animan a ejercer su sexualidad.

“La baja autoestima es uno de los principales problemas de los bisexuales, primero porque no se sienten reconocidos por su familia. Si yo como bisexual siento que el amor que creía incondicional no lo es, imagínate cuando enfrento a la sociedad, siento que nadie me quiere”, ilustró la psicóloga.

Señalados como “indecisos”, “promiscuos” y hasta “enfermos”, los jóvenes bisexuales se deprimen.

Según la especialista, la información puede salvar miles de vidas y también ayudar a construir un ambiente amigable para los bisexuales y en general para todas las personas.

Si brindamos educación sexual desde la infancia, los niños podrán desarrollarse plenamente en un entorno donde no se lastime a nadie por tener una orientación sexual distinta a la heterosexual.

Una buena formación escolar puede aclarar los mitos sobre la bisexualidad. Por ejemplo que estas personas todo el tiempo buscan hacer tríos y que son más infieles que los heterosexuales.

“Los bisexuales no es que estén todo el tiempo esperando que el uno los llene y el otro también, no significa que estén buscando llenarse el 50% con una chica y el otro 50% con un chico”, aclaró Paris.

Vivir la bisexualidad en un país morboso

Japii MX habló con “Diane”, maestra de 29 años que vive en Guadalajara, Jalisco, y se identifica como bisexual.

“Diane” actualmente tiene una relación monógama con un varón. Contó que descubrió su bisexualidad en la adolescencia, cuando estudiaba el bachillerato no podía dejar de ver a una de sus compañeras, de la que se enamoró.

Más tarde, en la universidad, tuvo su primer contacto erótico con una chica. En una fiesta le tocó los pechos a una joven muy guapa, recordó, pero no pasó a más porque sólo fue un momento de placer. Sin embargo aceptó que lo disfrutó mucho.

“Luego encontré a gente que ya se asumía como bisexual y eso me dio más confianza. Finalmente concluí que depende de cada uno revelarle o no su bisexualidad al mundo”, resumió.

La tapatía prefirió decírselo sólo a sus hermanos y amigos más cercanos, pues comenzó a notar el morbo que causaba su condición.

Escuchó que ciertas amistades y conocidos aseguraban que los bisexuales “sólo están probando”, otros más los califican de “convenencieros”. De hecho algunos varones le propusieron hacer tríos al enterarse de que sentía atracción por ambos sexos.

Fue así como “Diane” prefirió vivir su bisexualidad sin proclamarse como tal ante la sociedad.

“Es un miedo a la reacción de las algunas personas. No creo tener la necesidad ni el ímpetu de afrontar tanto las cosas positivas como las negativas de hablar abiertamente de mi bisexualidad”, explicó.

Además al ser maestra universitaria, está consciente que su bisexualidad causaría aún más morbo entre los estudiantes y eso probablemente le restaría autoridad, aunque no le guste aceptarlo, esa es la realidad.

“Hay alumnos que me coquetean mucho por eso siempre pongo una barrera muy firme que no les permita faltarme al respeto. Es muy probable que al decir abiertamente que soy bisexual esa barrera se rompa más fácilmente”, admitió.

Es algo muy complejo pues la bisexualidad está rodeada de estigmas y prejuicios, mientras eso no cambie las personas con esta orientación sexual no se sentirán confiadas para asumirla públicamente.

No obstante “Diane” aseguró que lleva una vida muy feliz y se siente completa. En un futuro le gustaría casarse, y aunque no sabe si quiere tener hijos, se sentiría muy feliz en una relación estable con una persona con quien desde el principio fijen las “reglas del juego” claramente.

“Yo no encuentro ninguna justificación moral o ética para la infidelidad, para esas personas doble cara”, finalizó.

Recomendamos

Si descubres tu bisexualidad o te sientes confundida/confundido, la psicóloga Laura Paris recomienda hablar con una persona de tu entera confianza y también con un profesional. Si quieres encontrar la ayuda de esta profesional, envía un correo a psique.laura.paris@gmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Pareja gay en propaganda militar (Foto: Twitter/@IAFsite)

Fuerza Aérea de Israel usa a pareja gay en propaganda militar

Israel 27FEB2017.- La Fuerza Aérea de Israel (IAF por sus siglas en inglés), compartieron algunas ...

Pareja gay en Veracruz (Foto: Luis Arturo Gayosso)

Prometen discutir matrimonio igualitario en Veracruz

Veracruz 27FEB2017.- Sergio Hernández Hernández, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de ...